Buen día amigos míos. Hoy decidí hablar de un tema incómodo para muchos (me incluyo), que está en la retina de la mayoría de los ciclistas. Vengo tropezándome hace días con columnas dedicadas a nuevas tecnologías y estándares en el MTB, y no he podido evitar la tentación de escribir al respecto.

Los fabricantes están poniendo a prueba constantemente nuestra resistencia al cambio. Da la sensación de que no alcanzamos a digerir un nuevo invento, y ya fue reemplazado por otro “mejor”. A ratos pareciera que las bicicletas quedan obsoletas en menos tiempo que un computador.

En este sentido, no me parece extraño que la mayoría de los ciclistas sueltan un suspiro en señal de agotamiento, o un garabato, cuando les mencionan las 27,5+ o 29+. Siempre habrá un grupo de aversos al cambio, o simplemente “haters”, que odiarán todo lo nuevo por el hecho de ser nuevo. Pero también hay complicidad de los fabricantes, que a veces no permiten que cada estándar cumpla un plazo razonable de protagonismo en el mercado.

Se podría asumir que nadie está obligado a adoptar los nuevos estándares, pero el problema es que no todos son complementarios con los antiguos, sino que los reemplazan. Y cuando gastamos cuatro o cinco sueldos en una bicicleta, esto se vuelve agotador.

Hablamos del Boost 148 y 110 hace algunas semanas. Y este es un buen ejemplo de una tecnología que suple a la anterior, en lugar de complementarla. Comprar una maza hoy, no es lo mismo que hace 10 años. El mercado obliga al consumidor a estar más informado. Ya no es cosa de comprar una maza equivocada, y solucionarlo con adaptadores. El Boost 148 y 110 cambia por completo las mazas, y obliga a utilizar un cuadro especial, que no es retroactivo con las mazas anteriores, de igual manera con las horquillas.

technologies-boost148-grafico

¿Cuántos de ustedes han comprado un neumático sin fijarse si es 26″, 27.5″ o 29″? Ahora agreguen 27.5+ y 29+.

No siempre los nuevos inventos tienen la aceptación que esperan. Por ejemplo,la tecnología Overdrive de Giant ha resistido ampliamente la prueba del tiempo. Sin embargo, la Overdrive 2 (que en el papel brinda más beneficios quela Overdrive original) no tuvo éxito en absoluto, y ya se descontinuó. Y así como los juegos de dirección de 1″ pasaron al olvido, ¿correrán la misma suerte los juegos cónicos que hoy reinan?

taper

En algunos casos, los distintos estándares comparten el mercado, y se dividen los usuarios dentro de una competencia leal. Quizá un ejemplo claro es el de los ejes pasantes de 15x100mm contra los de 20x110mm. Una horquilla Fox 36 del 2015 personifica esta disputa.

foxaxle

La gran disputa está entre qué tan necesarios son estos cambios, y hasta qué punto los fabricantes los empujan con fines marketeros. La oportunidad de posicionarse como pioneros, o como exclusivos, a veces supera otros intereses, como en todo orden de cosas. Probablemente todos nos hemos cuestionado hasta qué punto los intentos de la industria son aportes verdaderamente altruistas, y si piensan darnos descanso pronto. ¿Están realmente perfeccionando el deporte, o están simplemente inventando soluciones a problemas que no existen? Esto queda a criterio de cada uno, y la falta de datos duros no nos ayuda a decidir si los avances valen la pena o no. Por ejemplo, ¿vale la pena un manubrio con 35mm de diámetro en vez de 31,8mm? Y de la misma forma ¿Volverían ustedes a usar un manubrio de 25,4mm? ¿Inventarán alguno de mayor diámetro en futuro cercano?

35

Sin embargo, y a pesar de que me declaro abiertamente averso al cambio, y dispuesto a defender a muerte todo lo que mi actual bicicleta tiene, hay que aceptar que la industria va a seguir cambiando. Tomarlo por el lado positivo o no, es decisión de cada uno, pero los cambios vienen, lo queramos o no. Si se sienten frustrados, no son los únicos. Pero piénselo así; si hubiésemos resistido el cambio desde un principio, no tendríamos ejes pasantes, espigas cónicas, frenos hidráulicos, cuadros de carbono o aluminio, suspensiones de aire, rodamientos sellados, tubos retráctiles, motores integrados, manubrios anchos, etc. Lo que la industria nos depara para el futuro, nadie sabe, pero en algún punto el mercado se regula.

Recuerden también que al salir una tecnología nueva, se abre la oportunidad de adquirir la anterior a un menor precio. Hoy podemosacceder a bicicletas 26″ a precios ridículos, en relación a sus pares en 27,5″. ¿Pasará lo mismo con las 27,5″ en el futuro? ¿Habrá un renacer de las 26″ en algún minuto?

il_fullxfull.652876071_rxqh

Tampoco es necesario caer en el error de desechar lo actual porque acaba de salir algo nuevo. El hecho de que aparezca un tipo de maza más rígido, no hace que mi maza de 12x142mm aumente su flexibilidad de un día a otro. Les aseguro que si prueban una 26″ tope de línea, se van a dar cuenta que anda prácticamente igual de bien que una 27,5″ más actualizada. Si me acomoda, ¿por qué no seguir usándola? Parece razonable incluso, dado que ya hay estándares que han fallado en su intento de conquistar el mercado, esperar un tiempo a que maduren las tecnologías nuevas, y más adelantejuzgar si valen la pena. El miedo a que dejen de fabricar componentes para estándares más antiguos, tampoco es tan razonable. Que los dejen de incluir en bicicletas salidas las fábricas sí, pero que dejen de fabricar neumáticos 26″ como repuestos por completo, parece imposible, al menos en el mediano plazo. Imagínense lo que pueden demorar en salir de circulación por completo las bicicletas 26″. Y mientras existan, muchos fabricantes van a aprovechar de surtir ese nicho.

Finalmente, en parte es culpa de nosotros como consumidores darles espacio a los fabricantes para que aumenten la velocidad de cambio en la industria. Si todos nos volcamos inmediatamente a comprar cada invento que lanzan, les damos cancha para que sigan abusando de nuestro consumismo. En este sentido, me parecen positivas las reacciones que he visto y leído sobre estándares que rayan en lo absurdo, y parece que los consumidores están manifestando su frustración ante la ola de cambios que han aparecido. Esperemos que los fabricantes reciban el feedback, y que la industria se mueva a una velocidad que nos acomode a la mayoría.

Como siempre les recomiendo, infórmense lo más posible. Prueben antes de comprar. Escuchen opiniones, pero no las asuman como propias sin cuestionarlas. Y lo más importante de todo, pásenlo bien sobre sus bicicletas, que para eso están hechas.


Eso es todo por hoy. Nos vemos en dos semanas.

Rubén Nass M.

rnass@biciusados.cl

logo